top of page
Buscar

Zarpe desde Quintero

Actualizado: 27 nov 2023



Bitácora del Capitán. En Quintero, lunes 27 de noviembre, 2023.


Los últimos días en Quintero fueron muy especiales. Junto con sentirnos cada vez más en casa, continuamos disfrutando de la belleza del lugar y del cariño de los Quinteranos.

Una noche, en la que me encontraba durmiendo abordo con la escotilla del techo de mi camarote abierta, una nutria trató de meterse al interior del velero. Afortunadamente para mí, mantenía la malla mosquitera instalada, ello impidió que el simpático pero apestoso mustélido lograra meterse. No logro imaginarme el despertar que habría tenido si el bicho me cae encima. Eso sin siquiera mencionar el olorcito que habría dejado si es que lográbamos resolver el desafío de sacarlo.


A medida que nos acercábamos al momento de zarpar, las preparaciones y cosas pendientes se hacían cada vez menos. Documentos, trámites, compras, reparaciones, etc., todo quedaba atrás e íbamos inexorablemente quedando frente al momento. Es como el paracaidista que ve cómo avanza la fila en el avión hasta que le toca el turno, no tiene ante sí más que la puerta de la aeronave y solo tiene que dar el paso adelante.


El zarpe estaba programado para las 17:00 horas, de manera que nos desplazamos desde la boya en el Club de Yates Quintero hasta el muelle de ASIMAR, lugar en el que se desarrollaría una pequeña reunión y despedida en el muelle.



Al momento de zarpar nos ubicamos frente al muelle de ASIMAR y ahí mismo cazamos las velas. El poco viento que había, de magnitud discreta pero de dirección correcta, permitió que zarpáramos con prestancia del lugar, sin tener que usar motor y llevando las velas infladas al revés.


Cuando cazamos las velas, las embarcaciones que se encontraban circulando o estaban fondeadas, comenzaron a hacer sonar sus sirenas. Todas las personas que alcanzábamos a ver agitaban sus brazos como despedida. Ello, junto con la vista de familiares, nuevos amigos y autoridades en el muelle, hizo del momento algo tremendamente emocionante.

Me sorprende percibir la forma y la magnitud en que el proyecto “Chile, Moana Nui A Kiva”, ha llegado a ser conocido y ha logrado llegar al corazón de tantas personas. Ello me compromete enormemente y me alienta aún más a cumplir los objetivos que nos hemos planteado. Es hermoso saber que navegamos acompañados, que no sólo llevamos nuestra querida bandera, sino que también el sueño de muchos chilenos que nos acompañan virtualmente.



El viento después de zarpar bajó bastante, lo que ha hecho del alejamiento de la costa un proceso algo lento. Me he fijado el objetivo de no encender el motor entre Quintero y Rapa Nui y ello parte justamente acá … tendremos que aguantar esa lata.




Afortunadamente, no traemos esa nutria abordo. El lindo Quintero y su cálida gente, su Club de Yates, donde dejamos buenos amigos, el padre Gabriel Sama y la maravillosa obra del Pequeño Cotolengo, orgullo para Quintero, el muelle de ASIMAR S.A., nuestros compañeros de navegación y gestores de este hermoso proyecto, ya se disipan a la distancia. Nos esperan nuevos desafíos, más allá del horizonte.




119 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page